lunes, 31 de marzo de 2008

La luz de la venganza

Otro día más en esta fría celda, las paredes metálicas no hacían más que recordarme porque estaba allí, y cada vez que vienen esas imágenes, el odio y el rencor se hacen dueños de mi mente, ¿Cómo una persona con la que había compartido quince años, fue capaz de traicionarme de esa manera? La verdad es que ya no confío en el amor, estos 173 años de existencia solo han hecho que corroborarlo, ahora solo puedo fiarme de mi mente, y de este joven cuerpo de nano máquinas. Por culpa de ella acabé aquí, durante el último robo de agua pura que hicimos en Taeres para venderla en el mercado negro de esta pútrida ciudad. Yo que la saqué de su triste vida, ahora viene y me vende al mejor postor, pero esto no quedará así, esta noche voy a salir de aquí…

Hoy era el día, pude salir de la celda, y por los innumerables pasillos fui escondiéndome por las sombras, al rato empezó a sonar la alarma, ya se habían dado cuenta de que alguien faltaba en esa celda, pero yo ya me encontraba en la azotea, a unos 100 metros del suelo, fui caminando lentamente hasta la cornisa y sin pensarlo… salté.

Quedé reventado contra el suelo, en el aire desconecté el sistema nervioso que me conectaba al cuerpo para no percibir dolor, rápidamente vino Miyo a recogerme con la vieja furgoneta de reparar sistemas de encriptación lógica.

- ¿Que tal viejo amigo? – me dijo con una breve sonrisa al verme.

- Ya me ves, un poco cansado… yo de ti arrancaría pronto. ¿Dónde me llevas?

- Tranquilo te llevo a casa de Mika, tiene un nuevo modelo para ti, espero que no lo rompas pronto jajaja. – dijo Miyo mientras arrancaba y se alejaba del Centro Penitenciario para Cyborgs.

Durante el trayecto, Miyo intento ponerme un poco al día, pero no parecía haber cambiado nada. Los humanos influentes continuaban viviendo bajo tierra, en ese mundo subterráneo creado cuando la Tierra fue enfriándose, allí construyeron un sol artificial, y es donde nace el agua más pura, filtrada por las rocas, además la temperatura es más cálida al estar más cerca del manto terrestre. Mientras en la superficie las cosas tampoco habían cambiado, estaba poblada de desechos humanos, cyborgs y mafias normalmente subvencionadas por las grandes potencias subterráneas. Pero lo que más me importaba era saber donde estaba ella, saber con quién se fue… quien puso precio a mi cabeza.

Fue pasando el tiempo, me adapté completamente a mi mejorado cuerpo. Ya habían dejado de buscarme, ¿me darán por muerto? Poco a poco he ido hablando con antiguos compañeros, gente que me debía favores, hasta descubrir un nombre que tal vez me lleve hacia la venganza. Roälm, llevaba una de las salas de conciertos más grande e importante de aquí, era el relaciones públicas para todos los capos de la ciudad, ha de saber quien puso precio a mi cabeza…

Ya era de noche, me encontraba dentro del Heaven’s Night, había estado aquí hace años, cuando era una persona respetable dentro del negocio del contrabando, pero ahora ya nadie me conocía. Aquello era impresionante, incluso se ha construido en gran ascensor que subía a través de un agujero enorme que conectaba los dos mundos. Estuve un par de horas reconociendo el lugar, y es que era realmente enorme, fue construido sobre la estructura de un antiguo centro comercial de 4 pisos, el escenario principal era redondo justo en medio del recinto, rodeado de escaleras mecánicas que se entrecruzaban para ir subiendo hasta las zonas más privilegiadas.

Ya era la hora y dio comienzo el concierto de Rat’s Step, era un grupo neo punk surgido recientemente por jóvenes desechos de la sociedad. Sobre el escenario eran únicos, todo el mundo estaba pendiente de su música, y del juego de luces y fuego, era algo espectacular… pero ahora no tengo tiempo de disfrutar, he de aprovechar la oportunidad que me brindan estos jóvenes.

Pude llegar hasta la 3ª planta gracias a un pase que me consiguieron… a partir de aquí tengo que arreglármelas con las cosas que tengo para llegar al próximo piso. La verdad es que no será muy difícil, si pude salir de la prisión esto no me resultará mucho más complicado. Así que con sigilo y aprovechando la oscuridad trepe por un estrecho hueco cerca de la pared hasta pasar al último piso, aquí aún había más seguridad y gracias a eso supe enseguida donde se encontraba Roälm. Entre por un conducto de aire hasta llegar a la habitación donde se encontraba. Baje con cuidado y sin hacer ruido me coloqué a su espalda mientras el cuchillo que sostenía le amenazaba afiladamente el cuello.

- Más te vale no hacer tonterías.

- ¿Quién eres?... ¿Qué quieres? – dijo él realmente asustado.

- Quiero que me contestes a un par de preguntas, pero mejor subamos arriba. No te pasará nada si haces todo lo que te digo.

Subimos a la azotea por el ascensor privado. El espectáculo visual desde allí arriba era increíble, grandes focos iluminaban la cúpula gris del cielo, mientras que unas pantallas enormes retransmitían el concierto, acompañadas de columnas de fuego.

- Supongo que aquí estaremos tranquilos. – dije mientras le soltaba el cuello y se colocaba enfrente de mí.

- ¿Quién eres? ¿Cómo osas venir a mi casa y amenazarme de esta manera?

- Tú me conoces bien, pero quizás en otro tiempo y con otra cara. Soy Raeks, y quiero que me digas quien puso precio a mi cabeza hace casi 6 años.

- … - Se quedó sin habla unos minutos, como si no pudiera creer que fuese cierto lo que estaba viendo. – Dijeron que habías muerto al intentar escapar de la prisión.

- Eso no contesta a mi pregunta, y empiezo a cansarme de ti…

- Tranquilo… tranquilo, se quien fue, se estuvo hablando durante mucho tiempo, eras alguien muy importante… sabes. – mientras hablaba una de sus manos iba a parar a su espalda. – Se trata de la familia Unreal y…

- ¡¡Zaaaaaaaaaaaaas!! – Un látigo se agarró a mi brazo.

- Jajajaja, ya eres mio… ahora vas a pagar por humillarme de esta forma. – Y una descarga eléctrica recorrió el látigo hasta pasar a mi cuerpo.

- Je… esto es todo, ya no necesito nada más. Hasta la vista. – Y como un relámpago atravesé a este desperdicio humano.

Ahora todo arde, toda la azotea esta en llamas, a mis espaldas todo es fuego y ceniza, y cogiendo carrerilla y de un salto surqué parte del cielo hasta llegar al edificio de enfrente, donde me esperaba una moto para volver a casa… pero esto aun no ha terminado, no hasta acabar con mi venganza.

2 comentarios:

Vincent y su Burbuja dijo...

ahora que salgo de lo irreal yo cada vez te encasillas en la ciencia-ficción! no se que pensará el señor valdemar :P

Este es el camino de la gloria... buenos relatos :)


go domingueros go

La musa embotellada dijo...

Muy wapa, cada vez tienen mas matices. Me gusta, tienes una buena idea global de lo que quieres contar y te creas tus protagonistas y sus secundarios, mola. A ver si seguimos con mas historietas, aunqe ahora me viene a mi un pequeño contratiempo, espero pronto estar en vigor.

¿Esta tambien queda en continuacion?

Tengo ganas de leer ya las segundas partes. Sigue así.